Whisky

¿Whisky o Whiskey? No es lo mismo. Te contamos la diferencia.

whisky-o-whiskey

¿Whisky o whiskey? He ahí la cuestión, que diría Hamlet. Decir whisky o decir whiskey no es sólo una manera diferente de nombrar la misma cosa, sino que estamos denominando dos cosas distintas.

Estas nomenclaturas tienen que ver con el origen de cada bebida y también con la forma en que se producen. Así que agregar o quitar esa letra “e” puede variar mucho aquello que estás comprando o tomando.

Eso sí, ya sea whisky o whiskey, ambas son de las bebidas más consumidas del mundo.

Vamos con la primera gran diferencia: uno, el whisky, se lo debemos a Escocia, y el otro, el whiskey lo recibimos con los brazos abiertos desde Estados Unidos e Irlanda. Por lo tanto, un scotch siempre irá escrito sin la e, mientras que los irlandeses y americanos sí la llevarán, aunque estos últimos son más conocidos como bourbon.

Pero ojo que no sólo la malta de Escocia se identifica como whisky, también las de Canadá y la de los prestigiosos whiskies (según la RAE güisqui y su plural güisquis) japoneses.

El Bourbon, por su parte (y aquí vemos que no sólo el origen sino que también la elaboración influyen en el nombre), se realiza a base de maíz y, en el caso del Tenessee, sólo pueden llamarse así los que provienen de alguna de estas destilerías: Jack Daniel’s, George Dickel, Benjamin Prichard’s, y Collier and McKeel.

¿Qué tipos de whisky existen?

Son varios, más de los que te imaginas. Vamos con los más famosos: Scotch, Bourbon, whisky japonés, irlandés, Tennessee, canadiense y whisky de centeno.

Existen cuatro puntos diferenciadores entre los tipos de whisky: El lugar donde se elabora, el tipo de grano o cereal, su proceso de producción y el tiempo de maduración que se emplea para elaborarlo.

A grandísimos rasgos y siempre poniendo por delante que para gustos los colores, se puede decir que el escocés es el que tiene mayor variedad en el perfil de sabor. Además, como existe desde el año del catapum, está considerado como la mejor opción.

Scotch:

Es el whisky que se hace en Escocia con malta o grano. Para que pueda considerarse un escocés debe madurar al menos tres años en barricas de roble y demostrar su declaración de edad en cada botella. ¿Te imaginas si nosotros tuviésemos que ir por ahí con una etiqueta que denote nuestra edad? ¡Qué horror!

El Scotch más prestigioso es el Single Malt, que significa que está elaborado solamente con cebada malteada en una sola destilería.

Las otras grandes referencias son el Single grain whisky (de grano, más ligero y complejo que el de malta) y el archifamoso Blended, que es el resultado de la mezcla de los dos anteriores (de malta y grano)

Y si hablamos de Escocia le dedicamos al menos un breve párrafo a sus vecinos de Gales, que, aunque de regiones distintas, están ofreciendo güisquis (como le gusta a la RAE) cercanos a los escoceses y con una oferta variada y de mucha calidad.

Bourbon:

Aquí aparece la famosa e que convierte al whisky en Whiskey. Todos los Bourbon son whiskey, pero para poder tener esa denominación, debe estar elaborado con al menos 51% de maíz y debe ser madurado en barricas de roble nuevas y carbonizadas.

Respecto a la carbonización de las barricas, esta es la historia: alrededor de 1830, los destiladores de maíz transportaban whiskey en barricas que habían usadas para almacenar pescado y vinagre, así qué imaginaros el aroma que quedaba. Entonces comenzaron a quemarlas (el fuego mata todo, como se suele decir) para eliminar el olor. Pero además de quitar los malos aromas, descubrieron que la madera carbonizada producía azúcares que le daban un toque acaramelado que les encantó. Nacía, señoras y señores, el bourbon de Kentucky.

Según establecen las leyes, el bourbon sólo puede producirse en Estados Unidos, así que si te quieren colar algún bourbon de otro país te la están jugando. Además, a diferencia del whisky, no tiene un tiempo mínimo de maduración, aunque lo habitual es que lo haga al menos durante dos años.

No el bourbon (que ya dijimos que es exclusivo de USA) pero sí el whiskey, se produce también en Canadá y en Irlanda.

En cuanto al sabor, el whisky suele ser más ahumado e intenso, mientras que el Bourbon tiene habitualmente un sabor más dulce y con notas de vainilla.

Dentro del Bourbon podemos distinguir también el Rye whiskey (que se elabora con más del 50% de centeno) y tienda ser más dulce, el Corn whiskey (con más del 80% de maíz en su elaboración y menos dulce)

Whiskey Canadiense

Deriva de una mezcla de cereales: cebada, maíz y trigo, y a veces también centeno. Igual que el scotch debe someterse al menos a tres años de añejamiento, aunque no se especifica el material del que debe ser la barrica.

Whiskey Irlandés:

Obviamente se elabora en la República de Irlanda y en Irlanda del Norte desde hace más de mil años y a pesar de la cercanía geográfica presenta claras diferencias con el scotch whisky.

Para elaborar el whiskey irlandés, se utiliza sobre todo cereal malteado de cebada y se somete a una triple destilación, lo que lleva a que sea más suave y menos ahumado que el escocés.

Además el tiempo de maduración en barrica no debe ser menor a siete años. Es bastante menos conocido que el escocés porque su consumo se realiza mayoritariamente en Irlanda y apenas un cuarto de su producción se exporta al resto del mundo.

Whisky japonés

Habrás oído hablar de ellos. Y es que están de moda. ¡Y son muy buenos! Se trata de uno de los tipos de whisky más valorados en el mundo, pese a ser una industria relativamente joven que comenzó en 1924, con la fundación de la destilería Yamazaki.

Es menos popular que los escoceses e irlandeses pero vienen pisando (o destilando) fuerte. Se elaboran bajo una poderosa influencia escocesa en su proceso. El whisky japonés se comenzó a elaborar debido a los altos impuestos de los años 20 (del siglo pasado, que ya estamos en los locos 20 de éste) y aunque prioritariamente era consumido en Japón con los años ha ido ganando terreno en bares y negocios de todo el mundo.

Shinjiro Torii fue el precursor de la elaboración de whiskys en aquellas tierras. Al ver la demanda creciente de este destilado comenzó a crear whisky local para los japoneses. Allí apareció la firma Suntory, que luego creció con la fundación de la destilería Yamazaki, de la cual se desprendió también una rama que fundó Nikka.

¿Qué tiene de especial o diferente el whisky japonés?

Muchas destilerías de Japón usan el bambú para filtrar el whisky, con su consiguiente toque en el sabor.

Las destilerías japonesas producen varios Single Malt, mientras que las tradicionales del mundo suelen crear solo uno.

También destacan las aguas vírgenes que suelen utilizar en sus elaboraciones y la altitud en la que se encuentran las destilerías, lo que favorece una fermentación a menor temperatura que favorece una mejor extracción de los aroma

Este es un resumen, a grandes rasgos, de la historia del whisky. Puedes buscar en nuestra colección que seguramente encontrarás alguno que te seduzca. Si necesitas información o asesoramiento, ya sea para descubrir algún sabor nuevo o para hacer un regalo y sorprender incluso al más experto, no dudes en consultarnos.

Mientras tanto, salud, y recordad lo que dijo el célebre escritor Mark Twain: “Demasiado de algo es malo, pero demasiado buen whisky es raramente suficiente”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *