Fino, Rosado, Tinto, Vino

Vinos Gran Reserva, Reserva y Crianza. ¿Cuál es la diferencia?

vino-crianza-reserva-gran-reserva

Los vinos reciben esta denominación en base al envejecimiento que han recibido, ya sea en barricas de madera o en botella.

Esta forma de diferenciar los vinos es exclusiva de España. Así pues, cada Denominación de Origen elabora sus vinos y los clasifica como Gran Reserva, Reserva, Crianza y Joven.

VINO JOVEN

El vino joven se produce para ser comercializado en el mismo año de su elaboración. Son vinos que no se envejecen en barricas (o al menos no el tiempo mínimo indispensable para ser considerados Crianza). 

También se suelen elaborar utilizando viñas más jóvenes, con taninos más suaves. Es por ello que suelen tener menos cuerpo y ser más afrutados que un Crianza o un Reserva. 

Ahora bien, el tiempo que deben envejecer los distintos vinos en barrica varía según las diferentes denominaciones de origen. Por ejemplo, las dos más conocidas, como son Ribera del Duero y La Rioja, establecen un período mínimo de 12 meses para los vinos tintos. Los vinos de la D.O. Rueda, por su parte, fija en seis meses el período mínimo de reposo en barrica.

VINO CRIANZA

Los tintos crianza tienen que haber pasado un período de reposo de al menos dos años, con un mínimo de seis meses en madera. En el caso de los Rioja y los Ribera el envejecimiento en madera debe ser al menos de un año. Y es a partir del tercer año cuando se pueden comercializar. 

En el caso de los vinos blancos o rosados, se consideran crianza cuando han pasado un tiempo de envejecimiento de 18 meses en bodega, de los cuales al menos seis tienen que ser en barricas de madera. En este caso pueden comercializarse a partir del segundo año.

¿Por qué pasa el vino por barricas? 

Para mejorar sus características. Los vinos de Crianza tienen fermentaciones más largas, y más largas todavía son en los  Reserva y Gran Reserva. Lo que aporta la madera es equilibrio y aromas. Esto mejor el vino y le otorga nuevos matices. 

VINO RESERVA

Es la etapa de maduración que sucede al Crianza. Suelen tener mayor calidad que los Crianza, dado que su proceso de envejecimiento es mayor. Ahora bien, puedes tranquilamente encontrarte un vino joven que sea superior en calidad. Los vinos tintos Reserva deben someterse a 36 meses de maduración, con un mínimo de 12 meses en barrica de madera. Se comercializan a partir del cuarto año.

En el caso de los vinos blancos y rosados, la maduración se reduce a un mínimo de 18 meses, de los cuales seis serán en barricas de madera y 12 en la bodega. La diferencia entre un vino blanco o rosado de Crianza o de Reserva es que este último se pone a la venta a partir del tercer año.

VINO GRAN RESERVA

Los vinos Gran Reserva se elaboran con las mejores cosechas. En consecuencia, son los de mayor calidad, no solamente por el tiempo más prolongado de maduración si no también por la utilización de las mejores uvas de la cosecha. 

Para que un vino se considere un Gran Reserva debe someterse a un mínimo de cinco años de envejecimiento. De ese lustro, al menos un año y medio tiene que ser en barrica de madera, lo que le aporta los matices, el sabor y el cuerpo característicos de estos vinos. Se comercializan a partir del sexto año.

Para el caso de los blancos y los rosados, para ser considerados Gran Reserva deben permanecer en bodega cuatro años, de los cuales seis meses han de ser en barrica. Se comercializan también a partir del sexto año.

Resumiendo, lo que determina si un vino es  Crianza, Reserva o Gran Reserva es el tiempo de maduración y el número de meses que permanece en barrica. También hay que tener en cuenta que los blancos y los rosados necesitan menor tiempo de envejecimiento para recibir estas denominaciones.

También es importante saber que el período de envejecimiento de cada vino, además de aportar diferentes matices, define la vida de consumo del mismo. Por ejemplo, un vino joven tiene una vida de 3 a 5 años sin perder su calidad. Los Crianza resisten perfectamente entre 5 y 8 años, mientras que los Reserva y Gran Reserva pueden ser mucho más duraderos. Por supuesto que en esto también influye la elaboración de cada vino y la forma en que ha sido almacenado. 

Esto es, a grandes rasgos, lo que diferencia a un vino joven, un crianza, un reserva y un gran reserva. Si quieres saber más acerca de los vinos, encontrar los mejores caldos y descubrir nuevas marcas y sabores, no dudes en visitar nuestra tienda online www.carolino.es

Y por supuesto…¡viva el vino!

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.