fbpx

Historia del Brindis

Back to Blog
como-brindar

Historia del Brindis

Brindar es un gesto que hemos realizado muchísimas veces con vino, cerveza, cava, champagne y con lo que sea, ¡menos con agua por favor!. Generalmente con buen ánimo y efusividad, aunque también hay brindis más íntimos y hasta melancólicos. Pero, ¿de dónde viene esto del brindis? Te contamos de forma breve y amena la Historia del Brindis.

¿Quién inventó el brindis?

Como el acto de brindar es antiquísimo no se puede asegurar su origen concreto. No hay selfies de aquel primer brindis.
Como para casi todo, nos podemos ir a la Antigua Grecia para saber cómo empezó el asunto .Y acudiremos cómo no, a Dioniso, el dios griego de la vendimia y del vino. El Dioni de aquellos tiempos invitó una noche a los dioses del Olimpo y a los sentidos ( ya sabes, gusto, olfato, vista, tacto y oído) a un banquete. En dicha jarana se sirvió un vino que les flipó a los concurrentes, en particular de los sentidos del gusto, el olfato, la vista y el tacto, (que eran unos disfrutones) y que enseguida se sintieron seducidos por los placeres del vino, como nos pasa a todos. Pero el oído, que siempre toca de oído y por eso no pudo catar el vino, se sintió un poco decepcionado. Entonces Dionisio, que era un gran anfitrión, propuso que cada vez que se bebiese vino se chocaran las copas para que el oído se sumara a la fiesta etílica al menos de oídas, conformándose con el chin chin que producían las copas al chocarse.

Un poco más acá en el tiempo, y ya reflejado por la Enciclopedia Británica, las civilizaciones griegas y romanas practicaban una especie de rito en el cual derramaban líquidos sagrados como ofrenda a los dioses y como homenaje a los muertos. Luego, además de acordarse de divinidades y de difuntos, empezaron también a pedir por la salud de los vivos. Y con el tiempo, como los dioses se ve que no hicieron mucho caso a la ofrenda y los muertos no se dieron por aludidos, el brindis quedó en el típico ¡salud! que entonamos hoy en día al chocar las copas.

Otra explicación bastante manida sobre el origen del vino es que, también en Grecia y Roma (dónde si no) el brindis se realizaba como un recaudo para evitar ser envenenado. Por aquel tiempo, envenenar a un enemigo estaba a la orden del día. Con risas y amabilidad, sin mancharse las manos de sangre, le ponían cicuta al vaso del desdichado y a beber que se te acaba (literalmente) el mundo. Entonces, para demostrar confianza mutua con los compañeros de copas, se chocaban los vasos para que se salpicaran mutuamente los líquidos y cayeran en las otras copas. Si alguien no brindaba, mejor no dar el trago, que ahí había algo raro.

Origen de la palabra brindis

Si bien, como vemos, el acto de brindar se remonta muy atrás en la historia, la palabra brindis que lo denomina es más reciente: según parece esta palabra empezó a usarse allá por el siglo XVI. En aquellos convulsos tiempos, las tropas del emperador Carlos I de España y del V del Sacro Imperio Romano Germánico tomaron Roma provocando la huida del Papa Clemente VII, tras lo cual iniciaron el consecuente saqueo de la ciudad. Tras consumar el mismo y ver el desastre que habían dejado allí, para aliviar un poco la conciencia, los militares romanos justificaron la masacre como una ofrenda a Dios, tras lo cual alzaron sus copas de vino y pronunciaron las palabras “bring dir’s”, que vendría a ser “te lo ofrezco” o “va por ti”. Luego, como con muchos otros términos, la palabra se castellanizaría hasta quedar en brindis.

¿Qué es un brindis al sol?

Habrás oído la expresión ‘hacer un brindis al sol’. Tiene una connotación negativa y se usa para expresar que alguien está haciendo algo de cara a la galería. O sea fanfarroneando.

Si bien los políticos lo utilizan mucho, tanto al término como al brindis en sí, su origen está en el mundo taurino, y viene de cuando un torero les dedica la faena a los espectadores que están sentados el tendido de sol. Habitualmente estos asientos los ocupan los aficionados de menor poder adquisitivo, ya que son más baratos porque te fríes al sol, y allí conviven auténticos aficionados al toreo con curiosos, despistados y japoneses. Estos últimos, turistas y neófitos en la materia, son más permisivos con el torero que los supuestos expertos del otro tendido, y aplauden cada lance con mucho entusiasmo.
Cuando el torero ve que la tarde pinta complicada, se dice que hace un brindis al sol para tener al menos asegurado el respaldo de ese sector del público.

¿Cómo se brinda en diferentes idiomas?

En este mundo tan globalizado en el que seguramente tendrás contacto con personas de otras nacionalidades, es bueno saber cómo se brinda en otros lugares para quedar de lujo con algún foráneo.

Español: ¡Salud!
Inglés: Cheers!
Alemán: Prost/Prosit
Italiano: Salute/Chin chin
Francés: Santé!
Portugués: Á vossa!
Catalán: Salut!
Holandés: Proost!/Geluch!
Japonés: Kampai
Chino: Ganbei (干杯 )
Ruso: Na zdorovje1/Ypa!
Latín: Salutem!
Checo: Přípitek!
Hebreo: L’Chaim. בריאות
Griego: Yiamas! / Stin iyia sas!
Danés: Skål!
Tailandés: Chok dee! สุขภาพ
Sueco: Skal!
Albanés: Shëndetësor
Turco: Şerefe! (Sher-i-feh)
Coreano: Kong gang ul wi ha yo 건강
Hawaiano: Okole malune!
Armenio: Genatzt!
Polaco: Na zdrowie! / Okrzyki!
Islandés: Skál!
Rumano: Noroc!
Noruego: Skal!
Bosnio: Živjeli (Zhee-vi-lee)
Croata: Nazdravlje! (Naz-dra-vlee)
Finlandés: Kippis!
Eslovaco: Na zdravie!
Filipino: Mabuhay!
Lituano: I sveikas!
Euskera: Osasuna!
Birmano: Aung myin!
Estonio: Tervist!

¿Cómo hay que brindar?

El brindis consiste de tres partes: chocar las copas, decir “salud” (o discurso emotivo si procede) y beber el primer trago inmediatamente .Si son pocas personas, es recomendable realizar contacto visual con las mismas (que algunos dicen que si no te caen siete años de mala suerte). Si son muchas personas mirar a todos los ojos es improbable porque se calentará el champagne, así que vale con levantar las copas, escuchar el discurso de turno, exclamar “salud” y beber. Y nunca, nunca, nunca, apoyes la copa antes de beber. Que ya sabes lo que le pasa, y que rima con apoya…

Ahora que ya sabes un poco más sobre el brindis, deja que te asesoremos sobre con qué brindar dependiendo de la ocasión y de los invitados. Te esperamos en nuestra casa y…¡salud!

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog
Más información
💬 ¿Necesitas ayuda?
¡Hola!

💥📦¡CONSIGUE TUS ENVÍOS GRATIS!

No pagarás gastos de envío en los siguientes casos:

☑️3X70 - Si compras 3 productos y el importe supera los 70€

☑️+100 - Si tu compra supera los 100€ y no supera los 10 kg.

*Válido para Península